El juego simbólico surge en los primeros años y se prolonga durante toda la etapa infantil. Son grandes pasos que aportan un importante desarrollo cognoscitivo y emocional en el alumnado.

El alumno «juega a hacer» y comienza a proyectar e imitar conductas de su entorno inmediato.

VER CATÁLOGO ->>